Con los grifos termostáticos tener agua a la temperatura deseada exige un solo gesto, ya que esta se elige mediante un preselector con escala de grados. Una temperatura templada, entre 30-35 grados para el agua caliente de la ducha es suficiente y confortable, y nos proporciona un gran ahorro en energía. El aumento de un grado centígrado en la temperatura supone consumos extras de energía de un 5%.
La grifería termostática permite ahorrar más de un 20% de energía y reduciras las emisiones de CO2 generadas al calentar el agua, además de conseguir un ahorro de entre un 20% y un 50% en el consumo de agua.
Esta tecnología permite:
  • Que el agua disponible tenga una temperatura constante, la temperatura seleccionada, aunque se abra otro grifo en la vivienda
  • El bloqueo de temperatura a 38°C evita quemaduras.
  • Gracias a su limitador de caudal permiten reducir el consumo de agua entre un 20% y un 50%.
  • Como la temperatura del agua es constante su uso supone un ahorro de hasta un 20% en la factura de gas o eléctrica al reducir el consumo energético.

El reto de este mes de la campaña #CuidamosCadaGota #PorELClima que organiza el Ayuntamiento de Zaragoza y Ecodes impulsa este mes la eficiencia del agua en la ducha. Más información en: https://porelclima.es/retos/cuidamos-cada-gota/elijo-la-temperatura-adecuada-en-la-ducha

Comparte:
thin_rss Reto7#PorElClima: Elige la temperatura del agua de la ducha
thin_subscribe Reto7#PorElClima: Elige la temperatura del agua de la ducha
thin_fb Reto7#PorElClima: Elige la temperatura del agua de la ducha
thin_twitter Reto7#PorElClima: Elige la temperatura del agua de la ducha
thin_linkedin Reto7#PorElClima: Elige la temperatura del agua de la ducha