El balance de la calidad del agua en Aragón es positivo, debido a la gran capacidad de recuperación de los ríos,  y a la mejora en la calidad de las masas de agua que supuso la llegada de las depuradoras en la década de los 90. Sin embargo, dicha calidad se enfrenta a nuevos retos como los focos de contaminación debidos a los plaguicidas, que afectan especialmente a las zonas donde se recogen los retornos; o la contaminación difusa de origen agro-ganadero, causante del  incremento de zonas con problemas ocasionados por los nitratos.

De acuerdo a los boletines realizados por Salud Pública del Gobierno de Aragón sobre las zonas de abastecimiento en Aragón, en el año 2017 sólo un 3,6 % de los abastecimientos fueron calificados como agua no apta para el consumo. Este porcentaje se ha reducido sustancialmente (5,6-3,6%) en el periodo 2008-2017, a lo que puede haber contribuido la vigilancia sanitaria de los abastecimientos y las actuaciones de los gestores y ayuntamientos en el control de la calidad del agua. En 2017, un 4,1 % de las Zonas de Abastecimiento de Aragón presentaron incumplimientos en Nitratos y un 7,5% superaron el valor paramétrico de Sulfatos.

Para una adecuada gestión de los nuevos retos de la calidad del agua (plaguicidas, nitratos, sulfatos, etc.), es necesaria la colaboración de las entidades implicadas a todos los niveles: empresas, administraciones públicas y ayuntamientos. Además, es necesario el apoyo a los municipios más pequeños para hacer frente a los nuevos desafíos.

Para trabajar en este sentido, la Diputación Provincial de Teruel-DPT, a través de la creación de SASTESA hace 18 años (empresa mixta creada por la DPT y la empresa Aragonesa de Servicios Públicos – Global Omnium), da servicio a 236 municipios de la provincia de Teruel, 94 de ellos con menos de 10 habitantes y 40 con menos de 500 habitantes. Por otro lado, desde la Diputación Provincial de Huesca, junto con el Ayuntamiento de Huesca, también se está trabajando en la creación de una organización supramunicipal de manera que atienda a unos 60.000 habitantes, pertenecientes a 17 municipios, 48 núcleos de población, y dé también respuesta a un triple reto: garantizar abastecimiento en calidad y cantidad en el medio y largo plazo; crear una estructura administrativa bajo el principio de colaboración, de manera que las administraciones públicas puedan asumir los costes; y responder a las demandas de los ciudadanos.

Comparte:
thin_rss Balance positivo de la calidad de nuestras aguas
thin_subscribe Balance positivo de la calidad de nuestras aguas
thin_fb Balance positivo de la calidad de nuestras aguas
thin_twitter Balance positivo de la calidad de nuestras aguas
thin_linkedin Balance positivo de la calidad de nuestras aguas